AuthorsDen.com   Join Free! | Login  

   Your Online Literary Community! 
 Popular! Books, Stories, Articles, Poetry
Where Authors and Readers come together!

Signed Bookstore | Authors | Books | Stories | Articles | Poetry | Blogs | News | Events | Reviews | Videos | Success | Gold Members | Testimonials

Featured Authors:  John Herlihy, iJoan Huffman, iJ.S. Bradford, iDiana Estill, iShawn Cormier, iDr. Stanley Crawford, iJackie Miller, i

 
Home > Author > sanabria jorge
 
sanabria jorge

· + Follow me
· Contact me
   
· Books
· 1 Titles
· Add to My Library
· Share with a friend
·
Member Since: Apr, 2011

sanabria jorge, click here to update your pages on AuthorsDen.




  sanabria jorge

Share  Save   [ Subscribe]        

De mi que puedo decir. Extiendo mi mirada a un futuro mejor, dejando el pasado atras y utilizando mis vivencias como erramientas para alcanzar mis metas.


Background Information

Utilizo la escritura para relatar viejas experiencias, historias que escuche, cosas que vi o vivi. Es mi deseo plasmar la crueldad, dolor,sufrimiento y agonia que experimentan aquellos ( y sus familias) que estan dentro de las calles, sus negocios y la carcel. Pero, lo mas importante de todo... es mostrar el poder del amor y los cambios que este hermoso sentimiento puede crear. El lenguaje es sumamente crudo y puede resultar ofencivo para algunas personas. Esa no es mi intencion... repito, mi intencion es plasmar la realidad de las cosas que vi, vivi o escuche en ese mundo dentro de esta historia ficticia. Espero que sea del agrado de ustedes y estoy abierto a critica constructivas que me ayuden a brindar una mejor calidad de trabajo para el disfrute de mis lectores.

Crónicas De Un Adicto

 

Cap.1

 

Allí estaba, no estaba nervioso, todo lo contrario estaba muy tranquilo ya conocía lo que le esperaba, había estado en aquel lugar antes y estaba preparado para eso. Solamente una cosa atormentaba su alma, perder su esposa e hijos. Ya sabía que después de ese momento no los volvería a ver jamás, así que podía darlos por perdidos y eso le rompía el corazón. Ellos eran la luz de sus ojos, la razón por la que vivía, ellos eran su vida y un minuto fue suficiente para arrebatárselos de las manos, quitándole todo lo que amaba y por lo que tan duro había trabajado aquellos largos años. Ahora solo le restaba esperar en aquella pequeña celda hasta que lo llevaran a lo que sería su nueva casa por el resto de sus días y donde tendría que enfrentar su destino, un destino que él jamás imagino.

 

Mientras esperaba, el tiempo se hacía sumamente largo, lento y tedioso. Caminaba en círculos pensando en muchas cosas. Miraba por la pequeña ventana el cielo y algunos edificios que podían verse, él sabía que era la última vez que los vería; así que se tomo algún tiempo observándolos. Después de un rato se quito su camisa quedando en una camisilla sin mangas podían verse sus tatuajes en los brazos y espalda, también algunas cicatrices en su cuerpo. Tomo asiento en la banquilla de cemento mientras jugaba con su cabello lacio color castaño claro. Sus ojos marrón obscuro miraban profundamente una foto de su esposa e hijos que tenía en su cartera, la sostenía en su mano y su mente era inundada con tantos recuerdos hermosos que ahora lo atormentaban. Se puso sobre sus pies y suspiro profundamente, limpio sus ojos cristalizados y se dijo así mismo que la hora había llegado de ser lo que fue. Su pasado tocaba a las puertas y el las abría lleno de resentimiento y dolor.

 

- Luis Meléndez, nos vamos ya conoces el procedimiento, acércate a las rejas para ponerte las esposas.

- Miguel… necesito dos favores tuyos.

- (Después de darle indicaciones al otro oficial que los dejara solos un instante) ¿Que necesitas?

- Dile a Dalia donde estoy y entrégale mis pertenencias. Lo Segundo que te pares en algún lugar para comer y tener nuestra última conversación, se que tienes muchas preguntas aunque… no sé si pueda darle una contestación a todas.

- Vámonos, donde quieres comer.

- Realmente eso no importa, donde sea.

 

Se miraron fijamente, eran amigos desde la infancia, jugaban e iban juntos a la escuela. Todo lo hacían juntos, nada los separaba, siempre juntos hasta el momento que tomaron caminos distintos. Miguel decidió ser oficial de policía y Luis escogió las calles.

 

- Ya llegamos, que quieres de comer.

- Vamos Miguel, quítame las jodidas esposas y entremos juntos como en los viejos tiempos.

- Lo siento sabes que no puedo hacer eso.

- No me voy a ir, sabes que no soy de los que corren. Sabes que después de hoy no nos volveremos a ver. Solo quiero hablar contigo, no voy a ningún lado. No te haría eso a ti.

 

Miguel lo pensó un momento, conocía a Luis y sabia que no intentaría nada, le quito las esposas y entraron al lugar. Mientras comían se miraban sin decir nada, se conocían y las palabras sobraban en aquel momento. Aun así Miguel rompió el silencio.

 

- ¿Qué paso realmente? No quiero escuchar la mierda que dijiste en la oficina, dime la verdad, ¿qué paso? Creo que al menos merezco saber lo que ocurrió. Te conozco de toda la vida y algo no está bien. Después de nueve largos y felices años viviendo para Dalia y tus hijos haces esto… y lo haces mal, dejando viva la testigo estrella del caso. Ese no es tu estilo, nunca te probaron un asesinato en la corte así que dime que carajos fue lo que pasó allí.

- Era él o yo. No hay mucho que decir.

- No me mientas cono, no soy un perro, soy Miguel tu hermano, al menos dime la verdad. Nunca me he metido en tus asuntos pero, por primera vez quiero saber la verdad.

- Ok, me parece justo. Esto fue lo que paso: “llegue hasta su casa, toque la puerta y contesto una mujer. Así que espere hasta que abrió la puerta, la apunte con el arma, le dije que no gritara o la mataba allí mismo. Camine con ella hasta al cuarto y mate al tipo, después me fui. Eso es todo lo que paso.

- Pero, hay algo que no entiendo, ¿por qué no la mataste a ella también? Tu sabias que esto iba a pasar y aun así no la mataste, ¿por qué?

-No pude, iba a hacerlo pero, cuando le apunte con la pistola y la mire a los ojos vi lo mucho que se parece a Dalia… y no pude, así que me fui.

- (Después de mirarlo algunos segundos sorprendido por la respuesta) Bien pero aun no me dices la razón por la que hiciste todo esto. Nueve maravillosos y felices años. ¿Qué fue tan poderoso para llevarte a tirarlos por la borda haciendo todo esto y haciéndolo mal? Te conozco y esto no lo planificaste, esto fue una decisión de la noche a la mañana.

- Esa es una de las cosas que sabes no puedo contarte, querías la verdad y fui honesto contigo pero mis razones mueren conmigo y sabes muy bien porque. Gracias por la comida ahora vámonos de aquí.

 

Se levantaron y caminaron sin decir una palabra más. Todo estaba dicho, ya no había más que hacer o argumentar.

 

- Miguel… cuida a Dalia, dile que la amo y que me perdone por hacerla sufrir una vez más. Al bebo y a mi flaca que se porten bien.

- Lo hare, es hora de irnos estamos retrasados.

- Bien dame un minuto para terminar el cigarrillo.

 

Birth Place
humacao, PR 
Favorite Links

Cronicas de un adicto






Authors alphabetically: A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Featured Authors | New to AuthorsDen? | Add AuthorsDen to your Site
Share AD with your friends | Need Help? | About us


Problem with this page?   Report it to AuthorsDen
AuthorsDen, Inc. All rights reserved.